Viena sigue siendo la mejor ciudad para existir


Viena, la haber de Austria, fue por décimo año consecutivo la ciudad con mejor calidad de vida del mundo según la consultura Mercer. El referencia evalúa la calidad de vida de en torno a de 500 grandes urbes del planeta teniendo en cuenta criterios como el entorno social, financiero, político, cultural, médico, educativo, por otra parte de la calidad de los servicios, el transporte y las infraestructuras.

El top cinco de las mejores ciudades para existir lo completan este año Zúrich (Suiza), Vancouver (Canadá), Múnich (Alemania) y Auckland (Nueva Zelanda).

Viena es una ciudad de tamaño medio, segura y relativamente verde, características que comparte con el segundo sitio, Zúrich -una metrópoli mucho más cara y con un importante centro financiero- y con Auckland, Múnich y Vancouver, que ocuparon el tercer sitio.

La haber de Austria, conocida por los turistas por su pasado Madrid (MAD)imperial, palacios dorados y música clásica, es conocida igualmente como “Viena la roja” porque ha sido gobernada muchos abriles por la izquierda, con servicios públicos baratos y abundantes viviendas sociales.

Si estas tentada a pasar revista esta maravillosa ciudad tenemos buenas telediario hay vuelos directos desde de Madrid, Barcelona, Sevilla, Bilbao. Las ofertas son muchas y la mejor opción para encontrar el revoloteo con la hora que más se ajuste a tu horario y por otra parte a un excelente precio lo puedes encontrar en el buscador de viajes Skyscanner.

El itinerario ideal

Viena es una ciudad monumental que te cautivará desde el principio. El casco histórico es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y dando un paseo por él, te encontrarás con un montón de edificios que te dejarán maravillada.

Si quieres memorizar todas las cosas que ver y hacer en Viena te damos una selección de los planes imprescindibles para hacer en esta ciudad.

1. Palacio de Schönbrunn: El Palacio de Schönbrunn, igualmente conocido como el Versalles vienés, es uno de los principales edificios históricos y culturales de Austria, desde el siglo XIX ha sido una de las principales atracciones turísticas de la ciudad de Viena.

2. Kunsthistorisches Museum Wien: El Museo de Historia del Arte de Viena es uno de los primeros museos de bellas artes y artes decorativas del mundo. Tiene por sede un palacio de la Ringstraße, coronado con una cúpula octogonal. El término Kunsthistorisches Museum se aplica tanto a la institución como a su edificio principal.

3. Palacio Imperial: El Palacio Imperial de Hofburg es el palacio más alto de la ciudad de Viena. Fue la residencia de la maduro parte de la realeza austriaca, especialmente de la dinastía de los Habsburgo, y de los emperadores de Austria y de Austria-Hungría. Es actualmente la residencia del presidente de la República austriaca.

4. Catedral de San Esteban: La catedral de San Esteban es la iglesia principal de la arzobispado de Viena y la sede de su miltrado. Está situada en la plaza de San Esteban, en pleno centro de la haber austríaca.

5. Wiener Staatsoper: Ópera Estatal de Viena, ubicada en Viena, Austria, es una de las más importantes compañías de ópera mundiales. Hasta 1920, se llamó Ópera de la Corte Imperial y Actual de Viena. Es el centro primordial de la vida musical vienesa y uno de los polos de espectáculo del mundo musical.

6. State Hall of the Austrian National Library: La Biblioteca Franquista de Austria heredera de la antigua Biblioteca Imperial de los Habsburgo, posee casi ocho millones de documentos. Adquirió su nombre presente en 1920, tras el fin del Imperio. Se encuentra situada en el Hofburg de Viena, y algunos de sus fondos en el Palacio Mollard-Clary.

7. Rathaus: El Consistorio de Viena (Wiener Rathaus, en ario) está enclavado en el distrito de Innere Stadt de la haber de Austria. El edificio, de estilo neogótico, fue diseñado por Friedrich von Schmidt y construido entre 1872 y 1883. En lo detención de la torre se encuentra el Rathausmann, una escultura dorada de 3,5 metros de prestigio que representa la figura de un portaestandarte y que se ha convertido en un símbolo de Viena.



Deja un comentario