Prisión provisional sin fianza para la mamá de los niños asesinados en Godella



El mediador del Chancillería de Instrucción número cuatro de Paterna ha público prisión provisional sin fianza para la mamá de los dos niños asesinados en la ciudad valenciana de Paterna. Horas ayer, en la tarde del sábado 16 de marzo, el mediador incluso dictó prisión provisional comunicada sin fianza para Gabriel Carvajal, padre de los menores. El hombre ingresó a última hora de la tarde en la prisión de Picassent. 

Maria Gombau ha aparecido esposada del hospital valenciano de Llíria para ser trasladada a la prisión de Picassent. Mientras calma a que la Destacamento Civil caleta la puerta del coche, se ha podido ver como la joven miraba a su alrededor , aparentemente tranquila. Llevaba ingresada en la mecanismo psiquiátrica del hospital desde el viernes 15 de marzo.
El mediador ha acudido al centro médico para tomarla enunciación, que ha durado casi nada 20 minutos. Finalmente, ha decretado su ingreso en la gayola de Picassent, acusada de dos delitos de asesinato. Las primeras investigaciones desvelan que María podría deber sufrido un brote psicótico la tinieblas en la que presuntamente mató a sus pequeños, de 3 primaveras y medio y cinco meses. Lo habría hecho golpeándoles en la capital .

Así lo reveló la necropsia, que señala que uno y otro presentaban fracturas y traumatismos en el cráneo. En su primer interrogatorio delante la Destacamento Civil, María aseguró que ella no había matado a los niños. La pipiolo aseguraba que se los encontró muertos y decidió enterrarlos por miedo a ser señalada como culpable. Seguidamente diría a los médicos que Altísimo le ordenó matarlos.

Mientras, su pareja, Gabriel Carvajal ha pasado su primera tinieblas en la misma cárcel en la que ha ingresado María. El hombre ha sido sometido al protocolo de prevención de suicidios. Fue el pasado sábado 16 de marzo cuando compareció delante el mediador en los juzgados de Paterna y se acogió a su derecho a no reponer a sus preguntas.
Una amiga de la comunidad, que incluso ha público dice que su amiga María ya no era la misma que hace primaveras, y según ella, sus trastornos tiene que ver con Gabriel. Ella incluso fue las últimas personas encima de sus padres en ver a los niños con vida. No destaca nulo raro horas ayer de los crímenes, pero esa misma tinieblas, el padre dijo a la Destacamento Civil que la mamá quiso sofocar a uno de los niños. La mamá de María sospecho que sus nietos estaban en peligro. Por eso, se puso hasta tres veces en contacto con los servicios sociales , pero nadie interpretó que estuvieran en peligro.
Los cuerpos de los menores, un chiquillo de tres primaveras y medio y una pupila de cinco meses, fueron encontrados en la tarde del jueves 14 de marzo enterrados de forma separada muy cerca de la casa donde vivían con sus padres en dos espacios distintos , uno a unos 75 metros y el otro a aproximadamente 150 metros. 

Los menores habían sido vistos por última vez el miércoles 13 de marzo por una amiga de la comunidad que les llevó comida. El operante de búsqueda se inició al cobrar en la mañana del jueves al menos dos llamadas que alertaban de que se habían aurícula gritos en la casa que ‘okupaba ‘ esta pareja en el término municipal de Godella, próximo a Rocafort.

La Destacamento Civil y la Policía Restringido comprobaron que el padre estaba en la casa, pero no la mamá. Algunos testimonios indicaban que había aparecido corriendo desnuda, hasta que ha sido encontrada a mediodía escondida en un barril, con arañazos “propios de deber corrido, sin más”. Encima, delante las preguntas sobre los menores, las respuestas del padre habrían sido “incoherentes “.

En atención a los medios, el delegado del Gobierno en la Comunitat, Juan Carlos Fulgencio , explicó que, aunque en un primer momento la mamá no mostraba una postura de colaboración con la Destacamento Civil y realizaba manifestaciones confusas como que sus hijos “tenían que resucitar”, los agentes pudieron convencerla finalmente de la conveniencia de que revelara dónde se encontraban los cuerpos.

Deja un comentario