Para los padres de Julen ha vuelto a ser 13 de enero


Hoy se ha vuelto a ver a los padres de Julen. Hoy han vuelto a revivir el calvario sufrido el 13 enero. Lo han hecho al aparecer al cordura, abrazados, apoyándose mutuamente y sin hacer declaraciones.

Antaño de que su exposición como testigos en el cordura, la última imagen que hubo de, José y Vencimiento, los padres de Julen, fue el día del entierro del pequeño de dos abriles. Cuando la angustia se convirtió en dolor. Cuando terminaba una angustia que comenzó trece días antaño en una finca de Totalán.

José vio caer a su hijo en este pozo. Oyó sus gritos pero nadie pudieron hacer por ayudarlo. A partir de ese momento solo les quedó esperar día y oscuridad anejo al agujero. A pocos metros veían cómo el circunscripción frustraba las maniobras de rescate. El tiempo pasaba ahondando en la desesperación. El connubio fue llevado a la casa que les ofreció una vecina. Siempre rodeados de psicólogos allí esperaron, allí rezaron y allí recibieron, de amanecida, el triste desenlace que surgía bajo una profundidad de más de setenta metros. De ese instante ha pasado un mes si es que para ellos el tiempo ha seguido transcurriendo.

Hoy hemos vuelto a ver a Jose y Vicky, los padres de Julen. Abrazados, unidos, otra vez, delante el dolor. Sin fuerzas para tener que recapacitar la tragedia. “Están sufriendo muchísimo. Han perdido a su hijo y es el segundo que pierden. Hay que tener un poco de respeto por esta tribu que lo único que quieren es tener un duelo tranquilo”, confirma su abogada Antonia Barba.

En todo momento se han conocido arropados por David, el dueño de la finca, y asimismo, por su mujer, agarrada al remo de Vicky, emplazamiento a decidir como informante. Mostrando así el apoyo total entre las parejas. “Son una tribu pero eso no significa que haya una especie de complot. No hay nadie y será la honestidad la que tenga que esclarecer si hay responsables o no por estos hechos”, asegura la abogada. De momento, es David Serrano, el único investigado por el suceso, sigue considerándose una individuo de turco y ha vuelto a señalar al pocero como el responsable de lo acontecido, aunque siempre pensara que por ese hueco nunca entraría nadie. Insiste David en que tapó el pozo con dos bloques, pero sigue siendo el único investigado por los hechos.

El padre de Julen será secreto para esclarecer lo ocurrido. José Roselló  se encontraba delante en el momento en el que el gurí cayó en el interior del pozo. El hombre presenció todo y ya poco a posteriori del desnivel contó a los agentes de la Gendarme Civil que había dos bloques de hormigón, pero que dejaban un resquicio por donde el pequeño se escurrió en caída desocupado.

El cuerpo de Julen fue antagónico a las 01.25 horas de la amanecida del sábado 26 de enero por los equipos de rescate que lo buscaban desde el día 13 de dicho mes, tras caer en un pozo de tan sólo 25 centímetros de diámetro y de poco más de 70 metros de profundidad.

La citación de estos se produce tras pedirlo la Fiscalía , que asimismo solicitó que declaren como testigos tres senderistas que fueron los primeros en venir al sitio para auxiliar a los padres del pequeño el día de los hechos. Estos están citados el próximo miércoles 27 de febrero.

Seguidamente, el 12 de marzo están citados, asimismo como testigos, el hombre que realizó el pozo y el que hizo una zanja en la zona ; mientras que el 13 irán guardias civiles especialistas y los que primero llegaron al sitio, así como Donosura García Vidal, ingeniero al frente de las obras que se realizaron para el rescate.

El propietario de la parcela insistió en que era imprevisible la caída. Por otra parte, se ratificó en que tapó el agujero con dos bloques de hormigón y en que avisó del peligro; así como que en todo momento “se puso en manos de un profesional para que le gestionara todo” lo relacionado con los trámites administrativos para realizar el pozo.

El fiscal solicitó todas estas declaraciones a posteriori de que la Gendarme Civil le remitiera otros informes, ampliatorios del primero, tras lo que la Fiscalía consideró que ya se pueden hacer varias hipótesis de los momentos previos a la caída de Julen  y por consiguiente era el momento de depurar las responsabilidades penales si las hubiera.

El Magistratura de Instrucción número 9 de Málaga abrió unas diligencias, primero por la desaparición del gurí, en las que se han ido incorporando informes con el fin conocer lo ocurrido y determinar si existen responsabilidades penales.

Deja un comentario