Los forenses, impactados por el parricidio de Godella: los cadáveres estaban desfigurados



Mi mujer se reencarnará en el agua. Agua es lo que les llevó a la balsa de riego de la casa. La vaciaron buscando. Luego los pozos, todos, rompieron los cerrojos de muchos. No había tiempo. La religiosa, hallada durante el rastreo en una estado paranoico, estaba escondida en una espacie de barril semidesnuda y cerca una camiseta manchada de parentesco. No paró de afirmar incoherencias como que sus hijos estaban poseídos por el diablo.

A posteriori del alzamiento de los cadáveres los padres fueron llevados al hospital para practicarles pruebas toxicológicas. Conveniente al estado de incoherencia y irrealidad no se descarta que hubieran tomado drogas ya que se han incompatible en la vivienda.

A la religiosa se le está haciendo una valoración psiquiátrica ya que los interrogatorios han sido complicados y tienen que valorar si está en condiciones de fallar o no. Una explicación si estar en condiciones psicológicas podría ser invalidada por su abogado. De hecho sobre la imputabilidad o inimputabilidad se tendrá que resolver mucho más delante, no es el momento procesal.

Están haciendo más pruebas para ver si pudo suministrarles antaño algún sedante. Dada la corta antigüedad de los pequeños no sería de apartar. Ya ha ocurrido en otros crímenes de niños e incluso los mercadería de los sedantes se han confundido con la asfixia.

Deja un comentario