Cómo conseguir un pecho más atún y más firme durante más tiempo


Desde cremas a ejercicios, existen procedimientos para mejorar la tersura y firmeza del pecho. No vamos a engañar a nadie: milagros no hacen, pues la propia fisiología del pecho le hace presa casquivana de la alcance, pero hay formas de mejorar el estado de la piel y hacerla más resistente al paso del tiempo.

¿Cremas? Sí, por amparo

La piel del seno es fina. Muy fina. No solo en su cutícula, la capa superior, sino igualmente en la dermis, donde se crea el colágeno y la elastina. No solo eso: por debajo de esa piel se encuentra un conjunto de tejido obeso, tejido tiroideo y canales que adicionalmente cambian de bombeo por fluctuaciones hormonales, cambios de peso o embarazos , y que solo es aferrado por ella, ya que la musculatura pectoral se encuentra por debajo.

Por eso, una crema reafirmante no hará milagros, pero sí ayudará a estimular la creación de nuevo colágeno y elastina. ¿Una delantera? Al ser tan fina la cutícula, los activos actúan a viejo profundidad. Y por cierto… lo ideal es iniciar el tratamiento de forma preventiva. ¿A que no hace desidia que recalquemos que es mucho más casquivana advertir que curar?

Cuidar el sujetador natural

Con este término se denomina a toda la piel que va desde el cuello (sí, desde ahí en lo alto) hasta la saco de los senos. Es casquivana emplazar el ámbito: pespunte con trazar una mueca exagerada y ver cómo se levanta toda esa piel. La aplicación regular de cremas reafirmantes más la protección solar a diario (que sí, que sí, que somos muy pesadas, pero de verdad que se debe fotoproteger cada día) desde cuello hasta el inicio del pecho ayudará a ayudar en el mejor estado posible el colágeno y la elastina.

Al área que va desde el cuello hasta la base de los senos se le denomina sujetador natural.
Al ámbito que va desde el cuello hasta la saco de los senos se le denomina sujetador natural.

PExels

El friega: todo son beneficios

Aplicar estas cremas reafirmantes ayuda a que actúen más y mejor, pero tiene un beneficio extra, y no precisamente pequeño: ayuda a conocer mejor el pecho y, de esta forma, poder emplazar al instante cualquier bulto o irregularidad.

El friega ideal se realiza haciendo movimientos en forma de ocho aproximadamente de los senos, siempre con suavidad y con pequeños gestos de elevación, que deben combinarse con las manipulaciones sobre el pectoral viejo, es opinar, lo que conocemos como cuota, llegando hasta los hombros y hasta la saco del cuello. A la hora de aplicar la crema, es mejor evitar el pezón y la areola, pues algunos de estos productos contienen aceites esenciales que no deberían aplicarse en estas áreas.

Buena postura: ayuda ¡y mucho!

Sino Pujol, directora del instituto Oxigen de Barcelona, recomienda hacer un pequeño prueba de hombros que mejoramiento la silueta y el aspecto de los senos. Eso sí, recomienda hacerlo a diario y durante toda la vida para obtener resultados. “Al levantarse, hay que ponerse de pie, con el estómago y el tripa cerca de adentro, contraídos, con la columna recta, y la cabecera cerca de a espaldas. Respirando muy profundamente, hay que hacer como si se remara, pero moviendo solo los hombros, un aspecto que debe realizarse durante unos tres minutos. Tras la ducha, nulo como ponerse crema reafirmante del seno y repetir el mismo prueba otro minutito más. Si se convierte en costumbre, y se combina con el uso de un agasajo bueno, que no reseque, más una hidratante, se obtienen grandes resultados”.

No te pierdas…

Cómo cuidar el escote a partir de los 40 años

Cremas reafirmantes para el pecho

Cómo combatir la flacidez corporal

Deja un comentario