Claves infalibles para conciliar el sueño sin pastillas


El día 15 de marzo es el Día Mundial del Sueño y en España hay 4 millones de personas que no lo pueden conciliar de forma natural. Si eres una de ellas, no lo des todo por perdido porque vas a poder dormir, te vamos a dar los tips que necesitas para evitar y controlar este trastorno.

Cronómetro no marques las horas…

El psicólogo Carlos Antonio Rodríguez Méndez, responsable del ámbito de Psicología y Mindfulness de Slow Life House explica que “una sombra sin tenderse no produce una merma significativa de nuestro rendimiento en el trabajo o en nuestras relaciones”. Aunque el cansancio y la somnolencia es verdad que pueden hacer que no te concentres igual de aceptablemente o incluso que estés poco irritable.

Casi la fracción de la población ha sufrido episodios esporádicos de insomnio pero solo el 6% ha sido diagnosticado, es opinar, no te preocupes si una sombra no logras conciliar el sueño que una mala sombra la tiene cualquiera, pero si es poco frecuente hay que ponerle remedio, incluso agenciárselas ayuda profesional en casos de que sea un signo de una enfermedad, como puede ser la depresión.

Si no consigues coger el sueño es mejor que no gastes energía ni paciencia esforzándote en tenderse porque puedes conseguir todo lo contrario y acontecer la sombra en vela. Pernoctar es un proceso fisiológico que vendrá cuando el cuerpo así lo quiera pero con unos sencillos tips puedes darle un empujón para caer plácidamente en un profundo sueño.

Prosperidad tu higiene del sueño

El insomnio es un mensaje que tu cuerpo te está mandando. Tal vez estés haciendo gimnasia demasiado tarde, tomando demasiada cafeína a horas en las que no es recomendable, estés bajo presión en el trabajo y necesites cambiar la situación, tienes decisiones pendientes que no te has decidido a tomar…

La técnica que se considera más eficaz para evitar el insomnio es el control de estímulos, seguido de la restricción del tiempo en la cama y las técnicas cognitivas. Vamos a ponerte un ejemplo de lo que sería una buena higiene del sueño para que puedas disfrutar de un buen refrigerio y decirle ¡bye, bye al insomnio!


unsplash

Mantén horarios regulares tanto al acostarte como al levantarte, si siempre te acuestas y te levantas a la misma hora regulas tu cronómetro interno y te resultará muchísimo más obvio tanto concliliar el sueño como despertarte incluso sin penuria de utilizar el despertador ¡no hagas la prueba sin poner tu temor por si suerte!

Utiliza la cama nada más para tenderse y no realices en ella otras actividades como ver la televisión, escribir o dialogar por teléfono.

Las siestas están muy aceptablemente pero siempre que no sobrepasen los 30 minutos de duración. Si echas una larga siesta se te va a descontrolar el cronómetro interno del que hablábamos y no vas a poder coger el sueño a la hora que quisieras, es más, lo más probable es que pasen horas sin que puedas conciliarlo.

Una cena ligera y al menos dos horas ayer de acostarte te ayudará a asistir a la cama con el proceso de digestión hecho y no interferirá en tu refrigerio, adicionalmente todavía te librarás de ardor, malestar o del incómodo reflujo.


unsplash

Hacer gimnasia intenso a última hora de la tarde está contraindicado si quieres conquistar un sueño reparador, así que si necesitas hacer poco de gimnasia a esa hora que sea insignificante y suave, como un paseo o unas posturas de yoga.

Realizar la misma rutina a diario ayer de irte a tenderse ayudará a tu cerebro a anticipar que es la hora de copular. Esto es poco que funciona muy aceptablemente con los niños, pues con los adultos es similar. Por ejemplo, un paseo corto, una cena ligera, una ducha caliente, tu rutina de belleza, ojear unas páginas de ese compendio que te tiene enganchada, vaporizar una fosca de lavándula sobre la almohada y a tenderse. Una rutina apetecible ¿verdad?

Evita llevarte a la cama las preocupaciones, darle vueltas a las cosas, acullá de aclararlas, suele enredarlas más. La mente cuando entra en modo desconexión y calma es capaz de tener más claridad sobre las cosas, de ahí la frase de ‘consúltalo con la almohada’. Un sueño reparador suele dar oficio a una resolución más efectiva de problemas o de toma de decisiones, así que deja que tu mente descanse.

Si estando en la cama no consigues conciliar el sueño practica alguna técnica de laxitud. Si contar ovejas te pone más nerviosa prueba a fijar la mente en la respiración, suele ser una forma infalible para caer en brazos de Morfeo.


unsplash

Olvídate del trinque, el café o la alcaloide, estas sustancias excitantes van a impedir que tengas un buen refrigerio. Aunque el trinque en un primer momento pueda hacerte tenderse rápidamente, lo más probable es que tengas despertares nocturnos y te desveles de albor. Te habrá pasado alguna vez.

Apaga tus dispositivos electrónicos al menos dos o tres horas ayer de acostarte, la luz zarco que emiten inhibe la hormona del sueño (melatonina) por lo que te será más difícil conciliar el sueño.

Una habitación confortable, con buena temperatura, oscuridad y sin ruidos es el marco consumado para tener una dulces sueños. Añádele un pijama o camisón cómodo, de tejidos naturales y suaves como el algodón o la seda, un buen colchón y ya puedes tenderse tus 8 horas (aproximadamente) a pierna suelta. ¡Buenas noches!



Deja un comentario